Grupo Viatek despide el año repasando las innovaciones tecnológicas más sonadas en 2018

Hoy en día hablar de Internet no sugiere el aire de cambio que sugería hace una década atrás. Vemos a diario un ejército de teléfonos móviles, ordenadores, tablets, relojes inteligentes (que te recuerdan el cumpleaños de tu amigo de la infancia que llevas sin ver tres años). Internet está tan interiorizado en nuestra vida cotidiana que a veces no somos conscientes de que es lo primero que saludamos por las mañanas y lo último que vemos antes de dormir, como el enternecedor romance de Theodore en Her.

A día de hoy se podría decir que la comunicación 2.0 puede llegar (si todavía no lo ha hecho) a desbancar al perro como animal de compañía (en este caso sería objeto de compañía), favorito por el ser humano. Aunque tu teléfono móvil no te reciba con alegría a llegar a casa, tenemos que ser conscientes de que no podríamos vivir sin sostener en nuestras manos la gran caja del saber.

La forma de comunicarnos, de relacionarnos, y sobre todo, la forma en la que queremos ser percibidos por los demás ha ido cambiando gracias a nuestro gran amigo. Nuestro amigo encargado de cambiarnos la vida, de hacerla más llevadera y más sencilla. – Dejando a un lado el drama – Grupo Viatek quiere hacer un pequeño repaso a la evolución que han tenido los datos en la red, la forma de jerarquizarlos, la atribución de importancia y la clasificación de los mismos. Para ello, se han repasado términos que están ahora mismo en la cima de la cúspide en el ámbito empresarial, tales como: el Big data, IoT, Edge Computing, Machine Learning y los coches inteligentes.

Remontándonos al 2000, cuando empezó a sonar el término Big data, el cual ahora es uno de los grandes aliados en las empresas. Se encarga de describir un gran volumen de datos, estructurados y no estructurados. No hace hincapié en los datos, sino en las gestiones que realizan las organizaciones con ellos. Este sistema, con un estudio detrás, puede aportar información consistente para la creación de insights que ayuden a generar mejores decisiones para la empresa de cara a una buena estrategia de negocio.

En cuanto al término IoT o conocido convencionalmente como el Internet de las cosas, del inglés Internet of things, ayuda a las empresas a gestionar la seguridad y el big data, término descrito con anterioridad.
Consiste en conectar el “mundo real” con el virtual gracias a las plataformas IoT que están en la nube, que vincula dispositivos con sistemas backend a través de una conexión más avanzada de dispositivos, sistemas y servicios más allá del tradicional M2M.

En 2013 Cisco crea un llamado “contador de conexiones” que consiste en estimar el número de “cosas” conectadas desde julio del 2013 – 2020. Según un estudio de prospección de Cisco IBSG publicado en abril del 2011 (véase figura 1), estiman que el IoT producirá ingresos de 7,5 billones en 2025.

 

El Internet de las cosas nació en entre 2008-2009. Cisco IBSG abril 2011

 

La primera impresión de los dispositivos que conecta el IoT suele ser buena aunque tienen un problema: recolectan información, la envían a la nube, pero no hacen nada con ella. Son los centros de datos los que la procesan para poder obtener una serie de conclusiones. Aquí es cuando surge el siguiente término el denominado Edge Computing, el cual se encarga de otorgar autonomía a los dispositivos y los hace, vulgarmente hablando, más listos ya que, analizan y procesan los datos en cortos periodos de tiempo. Lo que supone al fin y al cabo un ahorro de tiempo que desemboca en una mayor rentabilidad a largo plazo para la empresa.
Otra de las grandes ventajas que aporta es la seguridad, al haber menos datos en la nube, menos vulnerable se vuelve el entorno.

Como ya sabemos la información es poder, por ello Big Data y Machine Learning pueden ser grandes aliados para analizar gran cantidad de datos de forma eficiente y en poco tiempo. Con el aprendizaje automático o machine learning los propios algoritmos generalizan conocimiento y lo inducen a través de comportamientos que van observando.

Para que el aprendizaje que generalizan los algoritmos sea preciso y efectivo tienen que nutrirse de datos, y cuantos más datos manejen mejor. Ya que gracias a ello los procesos que se obtienen son más precisos, aquí entra en juego el Big Data.

Enlazando con lo anterior, no puede pasar desapercibido el término de moda que está creando gran expectación en la actualidad: los coches inteligentes. En cuanto a estos, podemos destacar que no descansan en su labor de recolectar información que se procesa a tiempo real para asegurar una conducción más efectiva y segura. Según un estudio de Intel un coche autónomo puede generar 4 TB de datos al día. Alcanzando entre 20 y 40 Mbits por segundo más los Kbits del radar.

Estos términos al fin y al cabo no dejan de ser un reflejo del ritmo en el que avanza la sociedad actual. La pregunta es, ¿Con qué nos sorprenderá el 2019?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*