Es uno de esos términos que se encuentran muy de moda en el mundo del Inbound Marketing. Es la capacidad de un producto (una marca, un blog, una aplicación) de crear relaciones sólidas y duraderas con sus usuarios generando ese compromiso que se establece entre la marca y los consumidores. Cuanto más sepamos sobre el usuario, mejores tácticas podremos implantar para que esa relación sea sólida y duradera. Que el usuario desee nuestro producto y se mantenga fiel a nosotros.