Se utiliza para conectar múltiples redes. Por ejemplo, se utilizará un router para conectar los ordenadores de una red a Internet y de esta forma compartirá una conexión a Internet entre muchos usuarios. Analizan los datos que se van a enviar a través de una red, los empaquetan de forma diferente y los envían a otra red o a través de un tipo de red distinto. Conectan su negocio con el mundo exterior, protegen la información de posibles amenazas, e incluso deciden qué ordenadores tienen prioridad sobre otros.