Es un grupo de tecnologías de comunicación que permiten transportar información multimedia a mayores velocidades que las que se obtienen vía modem, simplemente utilizando las líneas telefónicas convencionales. Es una tecnología de acceso, punto a punto, a través de la red telefónica pública (circuitos locales de cable de cobre), sin amplificadores ni repetidores de señal, a lo largo de la ruta del cableado, que soportan un gran ancho de banda entre la conexión del cliente y el primer nodo de la red. Permiten un flujo de información, tanto simétrico como asimétrico, y de alta velocidad sobre el bucle de abonado.